“Hasta el cuarenta de mayo, no te quites el sayo”, dice el refrán. Hoy, 10 de junio, ya podemos decir que se acerca el buen tiempo y que el verano ha llegado ya, casi para quedarse. Comienza el calor, para muchos las ganas de vacaciones, de cerrar un curso, de tener un ritmo de trabajo quizás más tranquilo o todo lo contrario, llega la temporada alta para muchos profesionales.
Los días son cada vez más largos, quizás también por eso la jornada se extiende dejándonos, una vez que terminamos de trabajar, un tiempo para estar con nuestra familia, nuestros amigos y nosotros mismos y las horas parecen ser más benevolentes con nosotros.
Este verano, como es costumbre, La Solana tendrá sus puertas abiertas en horario habitual para que los coworkers podáis continuar con vuestro trabajo y vuestros proyectos sin ninguna interrupción y tanto el  de las salas como todo el resto de actividades se mantienen más activas que nunca. Después de una muy bonita celebración del quinto aniversario de este coworking que ahora en junio cumple un año más en funcionamiento, esperamos recibir nuevos coworkers también durante el verano y, por qué no, visitas de compañeros que ya no trabajan aquí pero que nos alegran mucho cuando vienen a compartir un café o una charla.
Para muchas personas el verano es el mejor momento para trabajar porque hay más gente de vacaciones y hay menos flujo de personas en general y porque, con este calor, es agradable entrar al fresquito de La Solana hasta que el sol baje un poco y se pueda pasear o hacer otras cosas…

Share This
X