Aunque las redes sociales son un aspecto esencial de la identidad del momento, en muchas ocasiones no sabemos muy bien si son realmente necesarias dentro del ámbito laboral o no. Algunas empresas se pueden preguntar si deben invertir tiempo y esfuerzo en mantener vivo su perfil en diferentes plataformas ya sea porque son demasiado grandes o demasiado pequeñas. Todos contestaríamos con un sí rotundo si una empresa dedicada a la moda juvenil nos preguntara: “¿Necesitaría tener yo un perfil de Instagram?” Pero la respuesta no parece ser tan clara si hablamos, por ejemplo, de una cafetería o de una gran empresa de exportación de productos agrarios.

Aquí queremos compartir con vosotros tres de las ventajas más significativas que nosotros consideramos que tiene el crear una comunicación a través de estas redes sociales en el día de hoy.

1. Publicidad: las marcas, empresas, grandes o pequeñas, los proyectos de autónomos o cualquier tipo de negocio necesita su publicidad y la publicidad de esta era ha tomado una nueva forma en las redes sociales como LinkedIn, Instagram o Twitter. Si lanzas una nueva marca o cada vez que lances un nuevo producto, anunciarlo en tus redes será un elemento clave y te aseguras que el número de seguidores o followers que tienes ya estén al día de tus novedades. Además de tener un público objetivo que va a seguirte en las redes si le interesan tus productos también en estas plataformas existen programas de publicidad pagada muy útiles. La gran mayoría de la gente pasa muchas más horas actualmente delante de su teléfono móvil navegando en Instagram o en Twitter que viendo la televisión o mirando por la ventana del coche las grandes vallas publicitarias. Un anuncio en cualquier red social será visto por muchísimas más personas y estas redes te permiten crear un plan de acción personalizado pudiendo definir tu público objetivo filtrando la publicidad por edad, sexo, localización o incluso intereses. Además de esta modalidad de publicidad más directa han aparecido nuevos caminos de publicidad indirecta que están funcionando muy bien a través de los llamados embajadores: personas a las que envías tu producto de manera gratuita porque sabes que es un producto que les gusta y les interesa y ellos comparten su opinión en redes dándote publicidad de manera más o menos indirecta, compartiendo tu perfil, nombrándote y explicando cuáles son las mayores ventajas de tus productos o de tu empresa. También puedes ganas publicidad a través de sorteos y un largo etcétera de técnicas propias de esta nueva manera de publicitarse.

2. Comunicación: otro de los puntos más importantes de las redes es que son totalmente instantáneos. Si hay un corte en tu línea de teléfono de atención al cliente, podrás anunciarlo en unos segundos en tus redes para que la gente pueda ver la alternativa para ponerse en contacto contigo o tu empresa. Si quieres hacer un estudio de mercado, hoy en día puedes preguntarlo directamente a tus posibles consumidores a través de encuestas breves y divertidas en tus stories. Además puedes tantear los gustos específicos de tus consumidores o seguidores o ver el perfil de otras marcas similares a la tuya donde puedes coger ideas de qué cosas quieres hacer y cuáles no. Incluso aunque no tengas un perfil muy activo con mucho contenido, tener presencia en las redes aunque sea a modo de espectador ya es un punto clave para cualquier emprendedor, autónomo o empresario: debes saber qué está ocurriendo en el mundo en este momento, cómo se mueven el resto de empresas, pequeños o grandes negocios y de qué manera se comportan los seguidores con cada tipo de producto. Es casi indispensable estar conectado con este mundo si quieres que tu empresa o proyecto tenga un futuro en este mundo de tanta oferta.

3. Personalidad y reputación: si existen varias marcas o empresas que ofrezcan el producto o el trabajo que tú ofreces, hoy en día tus perfiles en redes sociales pueden ser uno de los puntos claves que hagan elegir a un consumidor entre tú y otra empresa. Si tienes una vida activa en redes sociales, el consumidor o el público en general puede ver que tiene la capacidad de contactar directamente contigo, te siente más cerca y tendrá menos dudas a la hora de apostar por ti. Además, en estos perfiles, tus posibles consumidores pueden ver cuál ha sido tu trayectoria, qué productos has vendido ya y a quién y te podrás ganar su confianza a través de la experiencia. Tu reputación y tu imagen se formarán en un gran porcentaje a través de tus redes sociales y no ya solo de tu página web. Frente a otras empresas o emprendedores que se dediquen al mismo sector que tú, tienes la oportunidad de crear un perfil con personalidad propia, crear una imagen fuerte y atractiva que con su mera presencia en las redes puede traerte muchas alegrías: podrás conocer a tu competencia para mejorar tú mismo o podrás incluso colaborar con ella a través de alguna campaña, también podrás definir cuáles son los puntos en común pero sobre todo las diferencias con otras empresas para poder resaltar y que la gente entienda por qué tú destacas o debes destacar.

Autor: Sarah Nur

Share This
X