Seleccionar página

Cuando uno trabaja en el coworking y necesita que el día sea del todo productivo, muchas veces se deja de lado uno de los elementos que más influyen en nuestra actividad: la comida. Aunque puede parecer que comer de tupper algo bien cocinado en casa te puede dar modorra y ganas de siesta, en realidad eso depende de qué es lo que comas exactamente: a veces el bocadillo comprado a última hora o unas galletas pueden dejarte más ko que un buen plato de casa.

Como el tiempo es un bien muy preciado, os dejamos aquí algunas ideas de recetas que se pueden preparar en 15 minutos o que puedes preparar el domingo o el lunes todas a la vez y dejar listas en tuppers en la nevera para toda la semana: el famoso batch cooking; es decir, cocinar un día (sin contar con los fines de semana) para evitar hacerlo los otros cuatro o cinco días de oficina o coworking.

  • 1) Tabulé o cous cous:

El cous cous es uno de los productos más socorridos que puedes comprar: solo con mezclarlo con agua caliente se cocina y a eso ya le añades lo que tú prefieras y lo comes frío como una ensalada (tabulé) o caliente. La base para un millón de ideas rápidas y variadas.
Para el tabulé:
1) Mezcla una parte de cous cous con la misma cantidad de agua caliente y aceite de oliva en un cuenco y deja reposar 10 minutos
2) Trocea un tomate, un pepino (y las verduras que más te gusten como pimiento o zanahoria) con perejil y hierbabuena fresca (o seca) y añádelo al cous cous
3) Adereza con el zumo de un limón, sal y pimienta y ¡listo!
Para el cous cous:
1) Mezcla una parte de cous cous con la misma cantidad de agua caliente y aceite de oliva en un cuenco y deja reposar 10 minutos
2) Escurre y aclara un bote de garbanzos cocidos y sofríe con un poco de cebolla y verduras
2) Añade los garbanzos al cous cous con sal, pimienta y unos frutos secos como pasas que le dan un toque dulce o unas pipas de calabaza

  • 2) Ensalada fría de legumbres

Ideal para un buen aporte de proteínas incluso superior al de la carne y para introducir legumbres en la dieta de manera más ligera y variada. Puedes hacerlo dos o tres veces a la semana con lentejas, garbanzos, judía blanca, alubias e ir cambiándolo de semana a semana.
1) Cuece las legumbres tras dejarlas en remojo el tiempo necesario o aclara bien con agua si las compras ya cocinadas
2) Pica verduras frescas: cebolla, pimientos, zanahoria, tomate, pepino y perejil fresco y mezcla con las legumbres
3) Adereza con zumo de limón, aceite de oliva, sal, pimienta y pimienta (también puedes añadir curry o pimentón de la vera o un toque picante de paprika para ir probando variantes)
4) Puedes añadir también huevo duro, atún, ventresca, queso feta o parmesano en lascas o algunas hojas frescas de lechuga o espinacas para completarlas

  • 3) Cereal + acompañamiento

Aunque tenemos algo apartados de nuestra vida a todos los cereales que no sean el trigo, ahora estamos recuperando la costumbre de tomar otros cereales que nos aportan fibra, proteínas, hierro o calcio entre otros. El arroz blanco, integral o basmati, el mijo, la quinoa, el trigo sarraceno o la espelta, el bulgur y la cebada han sido desde hace milenios la base de una dieta nutritiva y saludable. Combinarlos con cualquier verdura al horno, al vapor, salteado o a la plancha es siempre una buena opción y se puede completar el plato con grasas saludables de los frutos secos como las nueces, los anacardos o los pistachos (que también tienen proteínas). Si quieres un aporte proteico adicional puedes completarlo con carne, pollo o pescado, edamame o cualquier derivado de la soja como el tofu o el tempeh.
Es buena idea preparar abundante cantidad del acompañamiento de verduras que quieras y combinarlo cada día con un cereal en grano diferente: las mismas verduras con tomate pueden parecer algo totalmente nuevo si los combinas un día con quinoa y otro con arroz.
1) Tuesta el cereal en grano que prefieras y después añade agua caliente para cocerlo durante el tiempo estimado (entre 15 y 40 minutos dependiendo del cereal) y escurre
2) Prepara el acompañamiento de verduras en el horno, al vapor o salteado en la sartén con un poco de aceite de oliva, sal, pimienta y las especias que prefieras. Puedes añadir salsa de tomate o levadura de cerveza para darle un toque de sabor diferente.
3) Prepara el tupper combinando el cereal cocinado, el acompañamiento de verduras y algo de proteína o ensalada

Comer bien tiene un impacto directo no solo en la salud a largo plazo sino en nuestra disposición en el trabajo: en el estado de ánimo, en la energía que tienes disponible e incluso la capacidad de concentrarte. Basar las comidas en hidratos como la pasta, el pan o productos azucarados conlleva picos glucémicos que pueden dejarte con hambre al poco de haber comido y darte ganas de dormir una buena siesta cuando tienes que trabajar.

Os recomendamos estas páginas para que podáis encontrar un sin fin de recetas e ideas prácticas para hacer batch cooking y despreocuparos el resto de la semana: recetas de nuestras compañeras Rita Cifuentes de The Home Academy, Irene de Slow and Simply Life o si sois más de vídeo con Delicius Martha o en inglés con Avante Garde Vegan y la página web de Being Biotiful donde además de recetas tiene la opción de enviaros el menú de cada semana con lista de la compra incluido y otros servicios. Una vecina de Torrelodones ha montado La Cocina de Anita y Mon con ideas muy originales.

Sarah Nur

 

 

Share This
X