Con la llegada de Marie Kondo a nuestras charlas diarias se abre un mundo sobre el orden, desde el extremo de su total ausencia hasta la obsesión por él. Pero, ¿es realmente el orden un elemento importante en nuestras vidas? Tendemos a pensar que hay personas ordenadas y desordenadas, al igual que hay personas cuyo estado de ánimo se ve influenciado por el clima y otras que no. Sin embargo, si nos paramos a mirar con un poco de atención… todos necesitamos el orden para algo.

Tanto en nuestros puestos de trabajo como en nuestras casas percibir el ambiente en el que nos encontramos con calma y satisfacción es imprescindible. Y parte de este clima que tenga nuestro espacio de trabajo depende del orden y de la estética que tenga en ese momento. Todos disfrutamos cuando vemos un lugar que nos parece bonito, con luz, cálido, armónico. Aunque a algunas personas tengan gustos más minimalistas o recargados, más coloridos o más sobrios, más allá de los gustos permanece el equilibro espacial y visual del espacio que nos rodea.

Concentración

Más concretamente dentro de nuestro lugar de trabajo, la importancia del orden se ve directamente relacionada con nuestra capacidad para concentrarnos, enfocar nuestra atención en un objetivo y no procrastinar o que el estrés nos supere. Cuando la estética que nos rodea es luminosa, clara, ligera y sin exceso de estímulos, estos nos permite no distraernos y poder focalizar nuestra atención en una sola tarea. Los colores claros, suaves y pasteles nos pueden ayudar a sentir calma y más capacidad de abstracción. Es interesante profundizar en todo el mundo de la influencia de los colores en los estados de ánimo y en las capacidades que promueven.

Tiempo

Puede parece muy simple, pero mantener el orden en nuestro lugar de trabajo provoca directamente un beneficio muy sencillo de ver: ganamos tiempo. Porque no lo invertimos en buscar material ni papeles, ni la búsqueda de esa factura que no encontramos o de ese subrayador amarillo nos provoca un estrés del que luego necesitaremos deshacernos para seguir adelante. Tener todo a mano, siguiendo un orden lógico y dividido en categorías claras y diferenciadas nos ayuda a sentir más control sobre lo que estamos haciendo.

Orden virtual

Esto mismo se aplica a nivel digital en el orden que tenemos en nuestros ordenadores. Aunque tengamos un buscador, es importante tener un escritorio bien ordenado por carpetas y diferentes temas para poder situar bien cada uno de los archivos que creamos (¡o incluso los que descargamos!) y que nos permita encontrar de manera rápida y eficaz cada documento al momento.

Impresión 

Otro de los motivos por los que debemos cuidar nuestro entorno es por la impresión que va a causar en las personas con las que nos relacionemos: clientes, compañeros de trabajo, jefes, superiores o subordinados. Sea quien sea, se llevará una buena impresión de nosotros y de nuestro trabajo profesional también en función del ambiente que perciba a nuestro alrededor. Si nuestro entorno es ordenado y limpio, se entiende que nuestra personalidad está en esta línea y que tenemos capacidad de trabajar de manera ordenada, constante y precisa.

Trucos para tener un espacio de trabajo compartido más ordenado

Los que trabajamos en un coworking en un espacio de trabajo compartido sabemos que este orden y esta limpieza son todavía más importantes si cabe. Convivimos con otros compañeros de trabajo que comparten los espacios con nosotros o incluso nuestro propio puesto móvil de trabajo, nuestra mesa y nuestras estanterías o cualquier servicio. Por ello, uno de los consejos que damos siempre es el de dejar nuestro lugar de trabajo como nos gustaría encontrarlo a nosotros. En La Solana tenemos además taquillas para que podáis guardar vuestras pertenencias al final de cada jornada sin necesidad de llevároslas a casa. La manera más práctica de mantener el orden con las taquillas puede ser, por ejemplo, organizando los documentos y el material de oficina que tengamos en cajas y estuches etiquetados para conseguir una buena organización y que no tengamos que perder tiempo en sacar y guardar todo cada día.

 

Sarah Nur

 

Share This
X