Cuando una persona o un grupo de personas piensan en arrancar un negocio, una empresa, puede que tengan ciertas inquietudes éticas, ecológicas o sociales. Pero, tarde o temprano, llega la hora de la financiación. ¿De dónde sacar el dinero? ¿Quién invierte en mi empresa sin pedirme a cambio los sólitos intereses de después? ¿Qué banco quiere de verdad a los emprendedores o a los autónomos?

Como es de esperar, es en los tiempos de crisis (y en los lugares con mayores crisis) cuando surgen modelos alternativos, diferentes, de hacer circular el capital y de revivir el comercio y el consumo. Desde el éxito de los microcréditos en Bangladesh con Grameen Bank, el microcrédito o la moneda social han tomado diferentes formas en otros contextos y hoy tenemos varias posibilidades. ¿Conoces los bancos de tiempo o a Miguel Yasuyuki Hirota? ¿Alguien maneja ya la criptomoneda o alguna de las tantas monedas virtuales? Al final… ¿Qué es realmente el dinero?

De manera breve os queremos dar a conocer proyectos como TrocoBuy: una red de negocios en la que puedes comprar y pagar con tus productos o servicios. ¿Trueque? Por qué no. Actualmente ya cuenta con una red de más de 4.000 empresas en España y las opciones son muy extensas. Dentro de TrocoBuy se consigue así una financiación a interés cero y donde el dinero en efectivo no existe.

Existen muchos bancos sociales donde el modelo de los microcréditos funciona perfectamente, como el Banco Palmas en Brasil o la Banca Jak. Una de las bases sobre las cuales crecen estos modelos alternativos es la invalidez de el sistema económico tradicional y capitalista que se ha construido sobre la lógica de la deuda. Como dice Stephen Zarlenga, el problema empieza cuando el medio de intercambio pasa de ser algo que se multiplica a algo estable. Del trigo, por ejemplo, que puede multiplicarse, al oro, que es limitado. La única manera de devolver entonces una deuda, un crédito, es encareciendo los productos. Además, las tasas de interés crecen exponencialmente y no de manera lineal. Una interesante reflexión sobre los inconvenientes del crecimiento económico sin freno la podéis leer en este artículo y otros de Miguel Yasuyuki Hirota.

Una lista interminable de proyectos financiados de maneras alternativas y un ejemplo del éxito y la sostenibilidad de estos la podemos encontrar en los documentales Mañana (Demain, 2015) que, tras el arrasador éxito tras su estreno y el impulso que recibieron los proyectos que mostraba a través de su película, se convirtieron en un segundo documental Après Demain (2018) que podéis ver online.

 

Share This
X