¡La Solana cumple 5 años!

¡La Solana cumple 5 años!

Hace cinco años ya nos embarcamos en la maravillosa aventura de entrar en este palacete de La Solana y convertirlo en lo que es hoy: el centro de una gran familia que se reúne cada mañana para trabajar.
Éramos pocos los que empezamos pero desde el primer día se podía sentir que había mucha fuerza y que lo mejor estaba por llegar. Algunos de los primeros que pisasteis el coworking todavía seguís aquí con nosotros, otros han proseguido su camino por otros lugares pero han dejado su imprenta y todavía recibimos las visitas de los amigos con tanta alegría, cada martes en el desayuno saludamos a otros nuevos amigos que a los pocos días ya parece que llevan toda la vida con nosotros.

Por eso tenemos que pararnos ahora que se acerca este precioso aniversario, este cumpleaños, esta nueva primavera, a dar las gracias de corazón a cada una de las personas que habéis hecho esto posible: a los compañeros que venís cada día a trabajar aquí compartiendo el primer café de la mañana, a todos los profesionales que compartís vuestro conocimiento con los demás y que habéis atraído a más gente a esta casa, a cada amigo que ha ayudado con el jardín, las comidas, los talleres, los eventos. A todas esas personas que nos animáis a continuar año tras año. La Solana no está solo a vuestra disposición, La Solana es vuestra, es lo que somos cuando nos juntamos.
El próximo sábado 1 de junio hemos preparado una celebración muy especial para poder compartir un día de disfrute con todos los amigos, tomar un café escuchando buena música, disfrutar de los nuevos cuadros que visten los muros del edificio y poder crear junto a los amigos. Os esperamos a todos los coworkers, a los excoworkers y a los quizás futuros coworkers que vendréis, a todas vuestras familias y amigos y a todas las personas que queráis celebrar esta alegría tan grande que nos da poder seguir un año más aquí con vosotros construyendo una nueva comunidad, una pequeña sociedad que se apoya, se nutre y aprende en colaboración. La fiesta comenzará a las 12:00h con la inauguración de la exposición de pintura de Odilia Suanzes quien hablará de sus cuadros y hará una visita guiada por toda La Solana. Más tarde podremos disfrutar de la música en vivo en el jardín con el grupo Magara desde las 13:00h e Indigo Jazz a partir de las 15:00h. Mientras podréis comer o beber algo en el foodtruck que trae el catering En forma de pan, quien ofrecerá varias opciones de comida vegana y saludable, smoothies de fruta fresca y dulces, todo sin producir ningún desecho plástico para que la celebración sea lo más amigable con el medio ambiente posible. También habrá un taller de arte dirigido por Karina Huhn, quien nos da la posibilidad de sacar nuestra parte creativa y participar en un gran mural en La Solana.
Cuando abrimos La Solana adquirimos el compromiso de crear una comunidad para los coworkers pero que también debía abrirse a todo el municipio, vecinos, amigos y empresarios de Torrelodones. Queríamos hacer que este lugar irradiara colaboración y acogiera a todos. Esta fiesta es la culminación de todo un proceso que hemos ido creando poco a poco y que cada vez se expande a más personas. Esto no ha hecho más que empezar.
¡Os esperamos a todos!
Intangible, exposición de Odilia Suanzes

Intangible, exposición de Odilia Suanzes

¡Ha llegado una nueva ola de arte a La Solana!

INTANGIBLE

Exposición de Odilia Suanzes

El elemento tierra se considera “pasivo y femenino”, receptivo y nutritivo, es como la matriz universal, la madre tierra. En mi trabajo este elemento ha estado presente en los materiales que utilizo para pintar, extraídos, por lo general, directamente de la tierra, sea la tierra misma o materiales que crecen de ella: plantas, rocas, óxidos de metal, polvo de tierra o rocas, frutas, etc. Por medio de todos estos materiales naturales intento expresar y conciliar mi mundo interior con el exterior. Quizás el mundo exterior no me satisface plenamente y sintiendo estos materiales con mis manos, trasformarlos y experimentar con ellos alcanzo una compresión mas profunda de lo que me rodea. 

Todos materiales y espacios externos son una fuente de  inspiración para mi trabajo. A veces se despierta en mi una sensación interna de sentirme parte del mundo y la naturaleza, pero otras veces es lo contrario, y lo único que quiero es experimentar con esos materiales para armonizarme conmigo misma. Como mujer que soy, siento una gran vinculación con la tierra y el universo a través de mis ciclos femeninos. 

Las diferentes fases por las que paso a lo largo de este ciclo estimulan y afectan mucho a mi creatividad. Aquí vivo la creación de un puente entre lo tangible y lo intangible: intelecto, emociones, intuición, ideas, la compresión de la vida a través del subconsciente y el cuerpo, dependiendo de la fase de mi ciclo. Mi trabajo es la expresión de mi energía creativa en base a la percepción de una experiencia interna y físico-vital y en consecuencia desaparecen la tensión entre artes, vida, entre lo tangible y lo intangible.

Os esperamos con muchas ganas desde ya en La Solana para que visitéis la exposición de Odilia, para que recorráis la casa observando cada pintura, cada expresión tangible (y no) de lo intangible. El sábado 1 de junio a las 12:00h tendrá lugar la inauguración donde podremos escuchar de la propia Odilia algunas cosas sobre sus cuadros y donde nos hará una visita guiada por toda la exposición hablándonos un poco más sobre sus pinturas, las técnicas que utiliza y su proceso creativo.

Podéis saber más sobre Odilia en su página web www.odiliasuanzes.com y sus cuadros pueden adquirirse en La Solana.

Cambiar nuestras creencias

Cambiar nuestras creencias

El mundo está afrontando tremendos problemas.
Probablemente no sea necesario hablar sobre la escasez de recursos. Sobre la brecha entre ricos y pobres. Sobre la desigualdad entre hombres y mujeres. Todos lo sabemos, pero ninguno de nosotros se siente capaz de arreglarlo. Es más, hay cierta frustración ante la idea de que unos pocos no pueden arreglar lo que otros han destrozado.

No podemos seguir creyendo que la economía es algo fuera de nosotros.
Muchos de estos problemas nacen del mundo económico, de cómo tenemos organizado las reglas del juego de nuestros intercambios de productos y servicios. Y nos sentimos ajenos a la economía.
Pero no podemos seguir ignorando nuestra responsabilidad por la forma en que ganamos nuestro dinero y cómo lo gastamos. Para hacer que el mundo funcione para el 100% de la humanidad, necesitamos muchas personas para que esto suceda. No solo un puñado, sino masas de gente.

Entonces, ¿cómo podemos empezar a hacer un cambio?
Óscar Mendez Rosa explica la visión de su empresa soul.com: Hemos aprendido que cambiar nuestras creencias hace la diferencia. Nuestras creencias dan forma a nuestra forma de actuar. Entonces, ¿qué pasaría si empezáramos a creer que los humanos son nobles en lugar de egoístas? ¿O nacer para contribuir en vez de consumir solo? ¿O ser generoso en lugar de ser competitivo? ¿Qué pasa si empezamos a pensar que la felicidad no comienza el viernes a las 17:00h y termina el lunes a las 9:00h?

Este artículo está basado en las ideas relatadas sobre la charla que dio Oscar Méndez Rosa, cofundador de soul.com, en verano de 2018. El artículo original en este enlace.
Foto de negocios de rawpixel.com
Abril un libro

Abril un libro

Los seres humanos necesitamos interactuar, apreciar a los demás y las cosas a través de los sentidos. Oler un libro, pasar las hojas, tocar el relieve de un título impreso en un papel cuya textura nos causa placer, ver la ilustración de las portadas en las librerías. Un libro es un objeto muy sofisticado, perfectamente diseñado y, por eso, no pasará nunca de moda. La escritura hizo que empezáramos a llamar Historia a la Historia, que pudiésemos conocer las civilizaciones que nos precedieron y saber lo que Marco Polo encontraba en sus viajes. La escritura, la lectura, nos regaló el conocimiento de lo pasado, de lo lejano y, por tanto, la comprensión de nuestro presente y la posibilidad de construir un futuro.

Abril es, si es que lo hay, el mes del libro. El pasado día 23 hemos podido encontrar la excusa perfecta para regalar libros (y rosas) en el Día del Libro, Sant Jordi. Se acerca la primavera, el buen tiempo, en mayo llega la tan esperada Feria del Libro de Madrid en el Retiro. Para despedir este mes lluvioso, que ha regado nuestras plantas y nuestras palabras para hacerlas crecer más fuertes, os queremos recomendar la lectura de algunos libros. Hemos elegido aquí algunos títulos que guardan cierta relación con el mundo laboral para que desde el coworking podamos pararnos a reflexionar y profundizar en temas que nos afectan directamente; otras lecturas no son manuales de economía sino pura literatura, lo cual puede ayudarnos a desconectar y conectar con nuevas ideas. Y, sobre todo, disfrutar.

  1. Lo pequeño es hermoso: Economía como si la gente importara (Akal, 2011)
    El economista E. F. Schumacher habla en este libro de los problemas de la economía moderna, de los recursos fósiles, de política medioambiental y de conceptos como la tecnología adecuada. Una visión muy actual y completa de la globalización y de temas como la educación o la banca en un libro que engancha, contado con mucha verdad. El problema que tenemos es de filosofía, no de economía. El materialismo, el consumismo, la separación, la desconexión. La idea de que los seres humanos están separados de la naturaleza y cada comunidad separada de las demás.
  2. La sociedad del cansancio (Herder, 2012)
    El filósofo coreano Byung-Chul Han describe cómo en la sociedad de hoy en día nos vemos presionados a ser productivos, exitosos y felices. No solo en el trabajo buscamos la perfección y vivimos en un estrés constante por mantener nuestro puesto de trabajo o sacar proyectos adelante sino que en nuestra vida personal buscamos satisfacer a todos, tener muchos amigos y reconocimiento y pone esta actitud en contraste con fenómenos como las altísimas tasas de suicidios en el mundo occidental. Una lectura filosófica sobre nuestro día a día y nuestra felicidad. Ahora uno se explota a sí mismo figurándose que se está realizando; es la pérfida lógica del neoliberalismo que culmina en el síndrome del trabajador quemado.
  3. Prosas apátridas (Seix Barral, 2007)
    Julio Ramón Ribeyro
    compone con esta obra una especie de collage literario y vital donde la prosa y la poesía son una misma cosa. Para leer de vez en cuando, como píldoras, es una manera de ir entrando en el mundo de la poesía a través de reflexiones que todos compartimos pero que pocos sabemos expresar con tanta habilidad. Se trata de textos que no se ajustan cabalmente a ningún género, pues no son poemas en prosa, ni páginas de un diario íntimo, ni apuntes destinados a un posterior desarrollo, carecen de un territorio literario propio.
  4. La mujer que leía demasiado (Alianza Editorial, 2010)
    Bahiyyih Nakhjavani narra en esta novela la vida de la poetisa iraní Tahirih Qurratu’l-Ayn, una mujer que puso en riesgo su vida quitándose el velo y luchando por los derechos de la mujer dentro de la religión en un mundo islámico que la condenó a muerte. Hoy día es una de las precursoras del feminismo desde Oriente. Descifraba secretos en los silencios y leía entre líneas deseos no confesados; descubría errores pasados en los actos presentes y predicaba acontecimientos futuros. Algunos juraban que era bruja. 
  5. Luces de bohemia (Reino de Cordelia, 2018)
    Todos conocemos a Valle-Inclán, pero seguramente lo recordemos siempre por haberlo estudiado en los libros de texto, no por haber leído sus obras. De la mano de Max Estrella, el autor rescata un humor estupendo y dibuja la decadencia de sus personajes con maestría especialmente en esta edición ilustrada con elocuencia por José María Gallego. Hay otra tercera manera, que es mirar el mundo desde un plano superior y considerar a los personajes de la trama como seres inferiores al autor, con un punto de ironía. Los dioses se convierten en personajes de sainete. Esta es una manera muy española, manera de demiurgo, que no se cree en modo alguno hecho del mismo barro que sus muñecos.
  6. De cómo me convertí en alcalde y cambié el mundo (Capitán Swing, 2015)
    Islandia está de moda, todavía. Jón Gnarr era uno de los humoristas más conocidos de Islandia y, en plena crisis financiera, se dedicó a bromear sobre las campañas, a inventarse un partido político y prometer que no cumpliría ninguna de sus promesas. Todo eran risas hasta que la gente empezó a quererle como alcalde de verdad y el Partido Mejor acabó por ganar las elecciones de Reikiavik en 2010. Esta historia de comedia y política del hombre que prometió aumentar cuatro grados la temperatura es una joya. La idea parte de mi trabajo como humorista. Me parecía que había mucho incompetente en política y que les faltaba honestidad, coraje, creatividad y humor. Así que decidí hacer mi propia versión de un partido basado exactamente en eso.

Aunque hemos facilitado los enlaces a las páginas web de las editoriales, os queremos animar a visitar las librerías y pedir vuestras lecturas allí siempre que sea posible para apoyar al pequeño negocio y, claro está, para disfrutar de los paseos por las librerías. Los libros aquí mencionados son solo ideas, claro está, que responden a puro azar y a un criterio muy personal y subjetivo. Lo importante es leer, devolver el valor a esos momentos de plácida lectura en el sofá, en la cama, en el campo o en el vagón del metro. Sea como sea, siempre es buen momento para viajar a través de las palabras del otro, imaginar otros mundos o entender los nuestros, abstraerse o profundizar en nuestras preocupaciones. Feliz día, mes, años del libro a todos.

Y tú, ¿qué libro recomendarías?

¿Desarrollo individual o colectivo?

¿Desarrollo individual o colectivo?

Hay muchas ocasiones en las que nos vemos obligados a elegir entre nuestro propio beneficio o el beneficio de los demás. Pero, ¿por qué elegir? ¿Es siempre una dicotomía? ¿Por qué lo que me beneficia a mí no puede beneficiar al otro?

Uno de los principios sobre los cuales se basa también el concepto del coworking es esta idea del desarrollo paralelo de nuestro bienestar y el de los demás. Siempre será un acierto encaminarnos hacia la generosidad, la empatía, el desprendimiento y la dedicación a la gente que nos rodea y también lo será centrarnos en nuestra propia comodidad, dedicar tiempo a nuestra formación y también a nuestro descanso. No sabemos muy bien cuándo pero en algún momento de la Historia empezamos a creer (y a actuar de tal manera) que lo que nos hacía bien a nosotros mismos afectaba negativamente a los demás y viceversa: que si nos dedicábamos al servicio desinteresado de los nuestros esto iría en detrimento de nuestra integridad y nuestra salud, tarde o temprano. ¿Y por qué lo separamos?

Normalmente, las personas tendemos a tener uno de estos aspectos más desarrollados y solemos caer en extremos, en consecuencia este desequilibrio nos trae inquietud, insatisfacción. Algunos somos personas que se desviven por los demás y nos acabamos quemando al no ver ninguna recompensa tras todo nuestro esfuerzo y sacrificio; otros somos personas que tendemos al egoísmo y el egocentrismo por miedo al desagradecimiento de los demás y a desatender nuestras aspiraciones más esenciales. O, muchas veces, no somos de una u otra manera, sino que estamos con uno de estos aspectos más acentuados en momentos o etapas concretas de nuestra vida. Pero sea como sea este desequilibrio nos fatiga y nos trae esa sensación interminable de haber dejado algo desatendido. Es tiempo de cambiar de perspectiva y de ir dejando poco a poco las dicotomías a un lado, dejar de verlo todo negro o blanco, bueno o malo, en extremos y en oposiciones muchas veces inexistentes. Nuestra calidad de vida y nuestra tranquilidad aumentarán cuando nos demos cuenta y empecemos a poner en práctica esta visión, cuando empecemos a trabajar más por los demás, pensando en el impacto y el significado de nuestras acciones y cuando nos dediquemos con más orgullo a nuestro propio cuidado y felicidad. Cuanto más tenemos, más podemos ofrecer. Cuanto más sabemos, más podemos compartir. Y cuanto más damos, más ganamos.

Dentro del ámbito profesional y laboral la unión del desarrollo individual con el colectivo es cada vez más visible, por fortuna, cuando vemos los esfuerzos que se están haciendo poco a poco en algunas empresas por ofrecer actividades de ocio, formaciones, comidas o viajes incluso para los trabajadores, atendiendo su progreso personal y viendo cómo esto trae un mejor ambiente a toda la comunidad que es a su vez la empresa. Siempre será un acierto trabajar con los compañeros en actitud de colaboración y confianza para crear la atmósfera más agradable y fructífera. Y, del mismo modo, será siempre un acierto para aquellos trabajadores compulsivos que estamos siempre dispuestos a ayudar un poco más o adelantar un poco más de trabajo, el cogerse unos días de vacaciones, levantarse del ordenador una hora antes para leer o salir a pasear o aprender a decir que no a ciertos proyectos o favores para los que destinamos demasiada energía en perjuicio de nuestro tiempo libre.

El mundo nos necesita fuertes, nos necesita contentos. Seamos generosos, pero también con nosotros mismos.

Por un Torrelodones más próspero

Por un Torrelodones más próspero

La Solana lleva algo más de cuatro años siendo un espacio de experimentación donde hemos querido rescatar y poner en práctica algunos valores que nos parecen esenciales como la confianza, la colaboración, la cooperación y el apoyo mutuo entre los más de cuarenta empresarios y profesionales independientes que trabajamos desde La Solana. Gracias a este ejercicio diario han surgido de manera orgánica las sinergias entre todos; la sinergia se da solo cuando hay confianza mutua y cuando miramos aquello que nos une en lugar de fijarnos en aquello que nos separa. Aunque siempre hay de las dos en cualquier lado, se trata de enfocarnos en lo que nos complementa y que, por tanto, no solo suma sino multiplica los resultados. Y estamos muy felices de poder decir ahora, después de tanto trabajo y esfuerzo, que hemos pasado del plano teórico a la práctica: estos principios esenciales se han traducido ya en el aumento de la cifra de negocio del conjunto de empresarios de la Solana.

Fue en este contexto en el que, al ver los resultados de esta experiencia tan positiva quisimos compartirla con todos los empresarios y profesionales independientes de Torrelodones creando el espacio LAB, el laboratorio de aprendizaje colectivo para que, en este año 2019, surjan nuevos proyectos fructíferos para todos como la recién celebrada Semana de la Salud y el Deporte que se ha organizado con el grupo de profesionales del sector, el ayuntamiento y la concejalía. La mejora de la cifra de negocio de uno es sostenible si el entorno también crece de manera simultánea, entendiendo que no hay crecimiento personal sin crecimiento colectivo. El interés de los torresanos que han asistido a cualquiera de las actividades y encuentros de la vasta programación de la Semana de la Salud se ha visto reflejado en las intervenciones, preguntas, dudas, curiosidad por las propuestas de salud en un entorno de confiabilidad y familiaridad y ha sido reconfortante vivir el ambiente de esta primera semana de abril en el municipio.

Esperamos que esta participación del tejido empresarial de Torrelodones continúe así como la participación de la sociedad civil y que todo el mundo se sienta con ánimo para aportar ideas, proyectos o iniciativas. Puedes sumarte escribiendo a: eventos@coworkinglasolana.es. Contamos con el apoyo y la participación del Ayuntamiento y de la Concejalía de Desarrollo Local y entre todos queremos aportar para construir un Torrelodones más próspero para nosotros, para nuestros hijos y para nuestros vecinos entendiendo la prosperidad en todos los sentidos: económica, social y medioambiental. Así, los empresarios de Torrelodones aceptamos nuestra responsabilidad como agentes de cambio y tomamos un papel activo con el entorno y el futuro.

X