El mundo está afrontando tremendos problemas.
Probablemente no sea necesario hablar sobre la escasez de recursos. Sobre la brecha entre ricos y pobres. Sobre la desigualdad entre hombres y mujeres. Todos lo sabemos, pero ninguno de nosotros se siente capaz de arreglarlo. Es más, hay cierta frustración ante la idea de que unos pocos no pueden arreglar lo que otros han destrozado.

No podemos seguir creyendo que la economía es algo fuera de nosotros.
Muchos de estos problemas nacen del mundo económico, de cómo tenemos organizado las reglas del juego de nuestros intercambios de productos y servicios. Y nos sentimos ajenos a la economía.
Pero no podemos seguir ignorando nuestra responsabilidad por la forma en que ganamos nuestro dinero y cómo lo gastamos. Para hacer que el mundo funcione para el 100% de la humanidad, necesitamos muchas personas para que esto suceda. No solo un puñado, sino masas de gente.

Entonces, ¿cómo podemos empezar a hacer un cambio?
Óscar Mendez Rosa explica la visión de su empresa soul.com: Hemos aprendido que cambiar nuestras creencias hace la diferencia. Nuestras creencias dan forma a nuestra forma de actuar. Entonces, ¿qué pasaría si empezáramos a creer que los humanos son nobles en lugar de egoístas? ¿O nacer para contribuir en vez de consumir solo? ¿O ser generoso en lugar de ser competitivo? ¿Qué pasa si empezamos a pensar que la felicidad no comienza el viernes a las 17:00h y termina el lunes a las 9:00h?

Este artículo está basado en las ideas relatadas sobre la charla que dio Oscar Méndez Rosa, cofundador de soul.com, en verano de 2018. El artículo original en este enlace.
Foto de negocios de rawpixel.com
Share This
X