Desde siempre hemos oído eso de “En agosto es cuando mejor se está en Madrid, está todo vacío…”, que está muy bien si lo único que tienes que hacer es disfrutar de la piscina, pero si tienes que trabajar, ya es diferente. Entonces no es tan maravilloso como parece.

Trabajar desde casa……

Lo más normal es que trabajes en casa, a 40 grados, con los niños entrando y saliendo y los gritos de la piscina de la urbanización entrando por la ventana. No te concentras, estas más tiempo delante de la nevera o buscando las toallas de los pequeños, que delante del portátil. Te encierras en una habitación, que ahora llamas despacho y pretendes trabajar delante de un ventilador de pie que apenas da fresquito a la luz de la lámpara y sin una sola luz entrando por la ventana, asi no se puede.

Y en la cafetería peor…

Asi que te vas a una cafetería, que se está fresquito pero la conexión a internet es malísima y el pincho de tortilla pasando por delante y tus amigos gritando que ya es hora del primer tinto de verano, no ayudan a concentrarse precisamente. Cambias a otra cafetería, pero ya es la hora de la comida y el barullo es atronador, te vas a la terraza pero el camarero te dice que es solo para comer, así que te quedas a comer con el portátil delante a ver si puedes trabjar un poco.

Y al final trabajarás mucho pero muy mal, y así día tras día, buscando un sitio que te convenza; y te iras de vacaciones estresado porque no te ha cundido el mes y tienes trabajo atrasado que no has terminado y pensarás “Ojala hubiera un sitio tranquilo donde trabajar en verano” y la verdad es que lo hay.

¿Y por qué no en un coworking?

Y es que cuando más beneficios tienen trabajar en un coworking es precisamente en verano:
• El aire acondicionado a la temperatura ideal y con luz natural en todos los sitios
• La conexión wifi es fiable y rápida
• Rodeado de gente que trabaja
• En silencio o con conversaciones, como tu prefieras
• Sin distracciones

Sal de casa, pasa por delante de la cafetería y desayuna fuerte, porque en un coworking te va a cundir el tiempo y al final, las tardes, las tendrás libres y en vez de ver cómo se bañan los niños en la piscina, serás tu el que te bañes con ellos por la tarde.

Cowokers disfrutando de trabajar en Agosto en Madrid

Share This
X