Hablar de economía se ha convertido en algo ajeno y sin embargo es una de las estructuras de relación con el mundo que todas las personas ejercemos de manera habitual, diaria y continua. Y como parte activa (o desgraciadamente pasiva) del sistema económico que hemos establecido es necesario que cada uno reflexione sobre ella y conozca las distintas alternativas a la que actualmente rige nuestras vidas. Una de estas alternativas que reúne ya a muchas personas, empresas y entidades es la llamada Economía Solidaria, bajo el paraguas de REAS, una red de redes que trabajan en todo el mundo. Aquí un pequeño resumen de sus principios e ideas:

“Existen una mayoría de problemas sociales que tienen el origen en no adaptar los objetivos y las estructuras a las personas, sino a la inversa.

La economía ha terminado siendo el fín en vez de ser el medio para conseguir una calidad de vida de toda la sociedad. La competitividad exige una velocidad, y un sistema a costa, justo de lo que se dice se quiere conseguir el estado del bienestar.

Qué estado del bienestar, ¿para quién, con que objetivos? Pensemos seriamente y cuestionemos el que 250 personas tengan tanta riqueza como el resto del mundo.

Nuestro reto es crear unas estructuras económicas solidarias no excluyentes, no especulativas, donde la persona y el entorno sean el eje, el fin y no el medio para conseguir unas condiciones dignas para todas las personas.”

Según la carta de principios de Reas la Economía Solidaria puede resumirse como:

“La economía solidaria, es un enfoque de la actividad económica que tiene en cuenta a las personas, el medio ambiente y el desarrollo sostenible y sustentable, como referencia prioritaria, por encima de otros intereses.

La economía solidaria en sus formas más diversas es una manera de vivir que abarca la integralidad de las personas y designa la subordinación  de la economía a su verdadera finalidad: proveer de manera sostenible las bases materiales para el desarrollo personal, social y ambiental del ser humano.

La referencia de la economía solidaria es cada sujeto y las comunidades creadas desde las iniciativas sociales, por lo que no se la identifica según los beneficios materiales de una iniciativa, sino que se define en función de la calidad de vida y el bienestar de sus miembros y de toda la sociedad como sistema global.

La economía solidaria, en el marco de la tradición de la economía social, pretende incorporar a la gestión de la actividad económica, los valores universales que deben regir la sociedad y las relaciones entre toda la ciudadanía: equidad, justicia, fraternidad económica, solidaridad social y democracia directa. Y en tanto que una nueva forma de producir, de consumir y de distribuir, se propone como una alternativa viable y sostenible para la satisfacción de las necesidades individuales y globales y aspira a consolidarse como un instrumento de transformación social.”

Hay más información en el portal de Reas: http://www.economiasolidaria.org/carta.php

Share This
X