Mireia ha regresado a la comunidad de La Solana. Ha vuelto a traer su amor derramado en el alimento, la belleza en los platos, y la armonia de sus gestos. Todo esto acompaña la hora de la comida de los miércoles.

Comer en la mesa de la cocina mientras charlas con otros profesionales que comparten también el espacio, se convierte en un encuentro de ideas, reflexiones, y acercamiento entre todos. Surge el conocerse mejor y con ello la colaboración en proyectos se hace más fluido. Los temas de conversación desde lo personal hasta lo profesional, se convierte en la levadura que fermenta las asociaciones de trabajo. De allí que las cifras de negocio de todos los que trabajan aquí haya aumentado exponencialmente según mantiene Tarsicio Merino.

Mireia se define actriz gestual pero desde hace años por salud se adentró en el mundo de la cocina saludable y hoy es una gran cocinera que disfruta ofreciendo sus platos a los amigos. Y nosotros, los coworkers de la Solana, nos beneficiamos de su buen hacer todos los miércoles desde hoy en adelante.

Una de las ventajas de ser solanera / solanero

  

Share This
X