Espacios compartidos, comunidades de interés común, colaboración, cooperación… son algunos de los términos que a diario se manejan como nuevas propuestas de organización social y económica. Y La Solana con sus particularidades de espacio municipal gestionado por una empresa privada, un palacio ubicado en Torrelodones, centro neurálgico de la Sierra Noroeste donde habitan muchos empresarios,  tiene mucho que aportar a esta nueva concepción del mundo.

Además de ser la ‘oficina’ de muchos profesionales independientes, es un espacio que acoge las actividades puntuales de empresas que a pesar de tener infraestructuras propias, prefieren salir de su entorno cotidiano para realizar algunas actividades. Hasta ahora estos eventos se contrataban en los salones de hoteles o centros de negocio, pero La Solana es su entorno natural. Un espacio inspirador que ofrece además una coordinación esmerada para que cada evento se convierta en un evento singular. Aquí no es raro encontrar a directivos en una reunión de estrategias de venta con un taller de fotografía o un curso de formación con alumnos aprendiendo la mejor manera para llevar una huerta o un curso de cocina vegetariana con la presentación de los nuevos productos de una marca. Esta diversidad de encuentros no solo conviven de manera natural sino que enriquecen y potencian la calidad de cada uno de ellos.

La actividad económica entendida dentro de una organización social saludable es el motor del progreso y bienestar para sus miembros. En un entorno donde ya lo normal es la colaboración y apoyo mutuo, se respiran otros aires.  Y es que dentro de este impresionante palacio cualquier actividad adquiere una dimensión significativa: talleres, conciertos benéficos, presentación de productos, formación de profesionales o procesos de selección de personal, juntas directivas…

La influencia de los coworkers y el crecimiento orgánico hacen que el espacio se transforme cada día. Así se ha creado una sala de edición de video y audio, una sala para cursos de cocina, una huerta para impartir talleres y un espacio fotográfico para rodajes, espacios que se han unido a las salas para cursos, talleres y eventos que ya tenía La Solana en sus inicios consiguiendo que este palacio sea el entorno natural de la actividad empresarial.

Share This
X