Estadísticas que harán que quieras empezar a trabajar en un coworking.

Estadísticas que harán que quieras empezar a trabajar en un coworking.

Muchas veces en La Solana los coworkers nos dicen lo a gusto que están, o como trabajar fuera de casa y empezar a compartir un espacio tan original les ha servido para mejorar en su mundo laboral. Porque lo importante aunque parezca sencillo son los coworkers y como se sienten.

Por eso, hemos decidido compartir las estadísticas de un estudio que la empresa www.deskmag.com preguntando a los coworkers como se sentían trabajando en un coworking y que cambios habían notado tanto a nivel profesional como a nivel personal.

Si es verdad que la encuesta se hizo en EEUU y que quizá aquí fuera diferente, pero al escuchar a los coworkers hablando sobre La Solana, ya os podemos adelantr que los resultados serian prácticamente los mismos:

Los coworkers no se quejan de su puesto de trabajo

El 93% de los coworkers dijeron sentirse satisfechos con su espacio de coworking, lo que demuestra que eso de quejarse de tu oficina al llegar a casa se ha terminado.

Los coworkers sienten menos estrés

El 60% dijo llegar más relajado a casa; quizá, porque trabajar en un espacio compartido es relajante, quizá porque ese día había asistido a una comida de coworkers o sencillamente porque su casa ya no es su oficina.

El trabajo en un coworking rinde más:

El 50% dijo que gracias a trabajar en un coworking aumento su rendimiento y por ello sus ingresos. Lo que viene a demostrar que tener un espacio de trabajo innovador e inspirador no solo hace que trabajemos mejor sino que sea más útil ese trabajo.

Los coworkers se sienten más sanos

Trabajar en un coworking no solo influye en tu rendimiento laboral, también lo hace en tu salud, es por ello que una cosa de las que preguntaron fue si se habían sentido mejor; el 70% dijo que se sentían más sanos, sobre todo, porque muchas veces los coworking están ligados a una alimentación más sana y saludable.

Los coworkers se ven fuera del trabajo

Una de las cosas más llamativas fue que el 91% dijeron que habían quedado con otros coworkers fuera del espacio de coworking, porque ser parte de una comunidad es algo especial

Los coworkers se concentran mejor

El 61% dijo que se concentraba mejor en un coworking, probablemente porque sin la nevera, la tele, los vecinos… vamos, estando fuera de casa es más sencillo focalizas.

Estos son estadísticas, aunque demuestran que los coworkers están satisfechos trabajando en un coworking; y es que por experiencia en La Solana sabemos que todo aquel que prueba a trabajar en un coworking ya no puede volver a trabajar en su casa.

1443268839

10 consejos para mejorar nuestra relación con los medios de comunicación

10 consejos para mejorar nuestra relación con los medios de comunicación

Julio Alonso es periodista cuya trayectoria comenzó en “El Norte de Castilla”, “Telemadrid”, director de prensa en “Parlamento Europeo”, “Terre des Hommes”, director de comunicación durante diez años en “Save the Children”. Hace dos años decide unir su profesión con su pasión y se lanza en su actual aventura de dar cobertura de comunicación a los jóvenes músicos clásicos con su empresa Da Capo al Fine trabajando desde La Solana.

Esta trayectoria profesional avala el taller que impartió el viernes 2 de octubre dentro del ciclo “La Solana comparte Experiencia Empresariales.

10 consejos para mejorar nuestra relación con los medios de comunicación:

1. Tu marca importa, si quieres ser considerado una fuente de información fiable
• Entendemos marca por la síntesis de todas las percepciones, imágenes y expectativas que creamos en la mente de los demás cuando nos ven u oyen sobre nosotros. Habla de nuestras Fortalezas, Habilidades, Valores y Pasiones. Y debe ser Fuerte, creíble y consistente.
• Un ejemplo: La colonia “Viaje a Ceylan” ya evoca su olor a aventura sin ni siquiera haberlo olido.
• La “Estrategia de marca” es gestionar y tomar el control de esas percepciones para beneficio de nuestra empresa. Y sirve para mejorar nuestro valor percibido, genera confianza.
• Los errores más comunes que cometemos es pensar que es solo ‘imagen’, caer en el egocentrismo o sea a no tener en cuenta la percepción que tiene de nosotros nuestro público, ausencia de estrategia que crea un mensaje desenfocado, No centrar el foco en los ‘stakeholders’ o sea en los que tienen que tener una buena imagen de nosotros, no ser honestos en nuestra propia definición, y plantear objetivos falsos.
• A la hora de crear nuestra marca hay que tener en cuenta diez principios:
1) Reforzar aquello pro lo que quiero ser conocido
2) Pensar diferente
3) Maximizar tu visibilidad
4) No dejar tu marca a su suerte
5) Cumplir con las promesas de marca
6) Las mejores marcas responden a necesidades
7) La marca se crea a largo plazo
8) La marca se crea 24/7/365
9) Debe ser consistente
10) Debe reflejar lo que realmente eres

2. Entender al periodista
• Están saturados de información que reciben cada día decenas de noticias como la nuestra
• Son multidisciplinales (deben cubrir los temas más diversos)
• Están muy ocupados siempre: cuanto más cerrado le demos todo, mucho mejor.
• Tienen escasa memoria

3. La base de medios no es un cajón de sastre
• Importa más la calidad que la cantidad de los contactos
• Los contactos genéricos (e-mail de un programa en vez del de un redactor) sirven de poco.
• Actualización contactos.
• Personalizar los mensajes que enviemos

4. La utilidad de una percha
Aprovechar elementos externos relacionados en los que nuestra noticia se pueda apoyar (Días internacionales u otras noticias que han llamado la atención) para despertar interés sobre lo que queremos contar

5. La nota de prensa: la estructura importa
• Título visible
• Contención: una nota de prensa no debería superar un folio o folio y medio
• Fácil lectura
• Pirámide invertida: poner los contenidos más interesantes al principio y más prescindibles para nosotros en los párrafos finales.
• Imagen propia

Slide20

Slide21

6. Nota de prensa: contenidos justos
• La respuesta a las 5 preguntas claves: quién, qué, cómo , donde y cuando deben aparecer ya en el primer párrafo
• Datos, datos
• Declaraciones
• Los rankings encantan a los periodistas (los 5 productos más…, los diez países que menos…)
• Material de apoyo (fotos, etc.)

7. Marketing directo con medios: ¿compensa?
Llamar la atención sobre nuestra información enviando al periodista material físico que le sorprenda: es una forma de distinguirse, pero cara y el interés de lo que contamos primará sobre el envoltorio

8. Rueda de prensa: solo cuando es necesario
• Elegir una buena fecha que no coincida con actos similares y elegir el día de la semana en función del contenido de la información.
• Envío de nota de prensa inmediatamente tras acabar la rueda de prensa
• No hay nada más triste que una rueda de prensa vacía: si no estás seguro, mejor no la hagas, tu imagen está en juego.

9. Otros actos para medios: ojo
• Elegir bien fecha y hora, pensando en horarios de los medios a los que nos dirijamos
• Lo que más va a importar es que los medios puedan tener el “momento foto”
• Prescriptores: personas que atraigan los medios con su presencia
• Originalidad ante falta de recursos

10. Entrevistas: preparación
• Disponibilidad
• preparación, preparación, preparación
• Sólo 2 o 3 mensajes claves sin tecnicismos
• Lenguaje no verbal
• Cuidado con el ‘off the record’

Y sobre todo pensar en la relación con los medios de comunicación a largo plazo.

Co-Cooking en La Solana, un momento diferente

Co-Cooking en La Solana, un momento diferente

El mundo colaborativo aumenta cada día de maneras que hace unos años ni siquiera podíamos imaginar, quizá no nos damos cuenta pero plataformas como airbnb, Etsy, Blablacar o la misma Wikipedia están a la orden del día ampliando y cambiando los paradigmas de la economía actual y creando el mundo de la economía colaborativa.

Gracias a este cambio, palabras como coworking, cosharing o crowdfunding están entrando en nuestro vocabulario diario; una de las palabras que empezamos a escuchar en el mundo de la economía colaborativa y sobre todo en el mundo de los coworking es el Co-cooking.

Pero, ¿Qué es el Co-Cooking? Si el coworking es compartir espacio y trabajar con gente afín en un mismo espacio y colaborar; el co-cooking parte del mismo principio: compartir mesa y cocinar todos juntos; puede ser por ejemplo la unión entre nuevos estudiantes de cocina y chefs ya establecidos o algo más informal como compartir mesa con gente desconocida y compartir los tuppers de cada uno; hacer entre todos una especie de cata de lo que ha cocinado cada uno.

Esto es lo que está sucediendo en La Solana cada día. Sin plantearlo estamos haciendo Co-Cooking. Muchos coworkers nos quedamos a comer cada día, compartimos mesa y mantel y hablamos de nuestras cosas, de la comida, de nuestros proyectos, de nuestra familia… y es sin lugar a dudas uno de los momentos más gratificantes del coworking. Cada uno saca su tupper y ofrece a los demás, sorprendiéndonos siempre los unos a los otros. La comida es la excusa para una reunión informal, para el famoso networking y para conocernos un poco más los unos a los otros. Porque como dijo una de los coworkers “En La Solana todos somos frikis de algo” y este es el momento para descubrirlo

Y lo mejor es que cada día es diferente, unos días se quedan unos, otro día otros pero siempre con un buen ambiente y con ganas de disfrutar ese momento de relax entre compañeros que es la comida en La Solana.

El co-cooking no surgió como algo establecido en la solana, no se planteó que cada día hiciéramos una reunión o que cada día trajéramos comida o cuando hacerlo… pero eso es lo bonito del coworking, que las iniciativas más interesantes germinan inesperadamente; por eso me encanta cuando a las 14:00 estoy trabajando y noto que me entra el hambre y al levantar la cabeza veo como alguien me dice… “¿Te quedas a comer?” y empieza el Co-Cooking en La Solana.

coworkers-comiendo co-cooking

Por qué un coworker es algo más que un cliente

Por qué un coworker es algo más que un cliente

Ayer por la mañana abrí La Solana a las 8:30 en punto, y mientras la gente empezaba a entrar leí mi correo y conteste un mail urgente, tan solo tardé 10 minutos, sin embargo al ir a la cocina a preparar el café para los coworkers descubrí que alguien lo había preparado ya, la cafetera ya estaba en marcha y el bizcocho preparado y cortado en trozos… es tan solo un detalle, pero me hizo reflexionar:

¿Te imaginas entrar en zara y ponerte a colocar la ropa que esta desordenada? ¿O en media markt enseñar a un cliente las bondades de comprar una nevera allí en vez de en otro sitio?

Te mirarían raro y seguramente los dependientes te dirían “Perdona, pero este es mi trabajo”; sin embargo en La Solana no es raro que cuando alguien viene a conocer el espacio sean los propios coworkers los que les vendan el espacio o incluso a veces sean ellos mismos los que les enseñan alguna sala; más de una vez ha firmado algún coworker un albarán de algún repartidor o han ayudado a mover mobiliario; y por supuesto nos han ayudado a decidir la mejor manera de realizar eventos, equipar salas o incluso a mejorar la velocidad de internet.

Y es que el planteamiento que se hace desde los coworking es totalmente diferente; lo primero es que un coworker es mucho más que un cliente, se le implica en el devenir del espacio se consigue que lo sienta como propio; debe saber que si el espacio prospera es gracias a él, pero no a su cuota de coworker sino a su esfuerzo y a su dedicación. Marcas como apple, google y Facebook hace tiempo que realizan la misma tarea; conseguir que sean sus clientes los que vendan el producto y que se cree una verdadera unión entre empresa y cliente. Pero desde el coworking no solo se crea una unión, se crea una comunidad.

Pero además esta comunión debe ser bidireccional, no se puede conseguir la implicación de nuestros coworkers si no les permitimos que tengan poder de decisión en todo lo que sucede en el coworking… es imprescindible que se sientan parte del proyecto, porque en realidad lo son.

En la solana se han producido innumerables cambios gracias a la petición por parte de los coworkers, desde cosas tan sencillas como comprar leche de avena a cosas tan serias como cambiar el horario de apertura y cierre. Se han puesto en marcha proyectos, se han realizado charlas y talleres o se ha mejorado las infraestructuras. Son ellos los que deciden lo que quieren que pase en La Solana.

Es por ello que la labor de los que aquí trabajamos no es poner en marcha la cafetera sino conseguir crear la comunidad y ayudar a que todos los coworkers que aquí acuden cada día sientan este proyecto como propio y sepan la importancia que tienen día a día su esfuerzo y ayuda.

 

¿Volver al colegio o volver al coworking? ¿Qué es mejor?

¿Volver al colegio o volver al coworking? ¿Qué es mejor?

Aunque a final de agosto ya empiezan las empresas a coger algo de ritmo, e incluso en la primera de septiembre los proyectos vuelven a salir de los cajones no es hasta el primer día de colegio cuando de verdad empieza el curso laboral. La vuelta al cole de los pequeños supone la vuelta al trabajo de los padres y con la reentrada de los niños en el colegio también los coworkers vuelven a La Solana a retomar su actividad laboral.

Pero, ¿Qué es mejor? ¿Volver al colegio o volver al coworking?

 

Los Reencuentros:

En el colegio: El reencuentro con los amigos del colegio no tiene precio; todo el verano haciendo miles de cosas para poder contarlo ahora a la vuelta. Los primeros días son para contar experiencias y enseñar fotos…

En La Solana: Aunque el reencuentro con los coworkers tampoco está mal, también se comparten experiencias y se cuenta que se ha hecho, aunque con una taza de café y un bizcocho en la mano. Y se enseñan fotos… de los pequeños haciendo cosas.

El Horario:

En el colegio: Vuelta al horario rígido, a entrar a la misma hora y salir a la misma hora, a los descansos de 5 minutos entre clase y clase y la hora pelada para comer.

En La Solana: Libertad total! Entra cuando quieras, sal cuando quieras, descansa todo el tiempo que necesites… solo miraras el reloj para saber si te ha cundido mucho o muchísimo el tiempo…

La Comida:

En el colegio: Hombre, no siempre la comida del colegio es mala… es solo que tanto puré… seamos sinceros, raro es el colegio en el que los niños están deseando que llegue la hora de la comida.

En La Solana: La comida es sana, es ecológica, tenemos nuestro propio huerto… y además siempre puedes probar de los tupper de los demás y  dejar que los demás cojan del tuyo.

Los jefes:

En el colegio: En el colegio siempre hay buenos profesores, pero también hay algunos… seamos sinceros, el de dibujo es muy enrollado, pero el de latín… a ese no hay quien lo salve. Y además, alguno seguro que este año te tiene manía.

En La Solana: Eres un emprendedor, o un autónomo y por tanto tu propio jefe y claro, tienes que estar siempre al pie del cañón; nunca dejas de trabajar y aun así no lo cambiarias por tener un jefe que te dijera lo que tienes que hacer… y si tienes la mala suerte de estar en La Solana y trabajar para una empresa… bueno, al menos solo ves a tu jefe por videoconferencia.

Las clases:

En el colegio: Hay clases divertidas, incuso puede que física y química te parezcan fascinantes… o que comentario de texto te encante… pero en algunas seguro que estás pensando más en el candy crush que en lo que dice el profesor.

En La Solana: Siempre la mejor formación, los cursos más interesantes, como los viernes que siempre hay un experiencia formativa diferente, desde cómo preparar un batido verde y rendir mejor laboralmente hasta como hacer un buen perfil de linkedin; todo en un ambiente cercano, divertido y estimulante.

Definitivamente  la vuelta al coworking gana por goleada… Quizá por eso en las noticias sacan a los niños llorando por entrar al colegio y aquí los coworkers entran siempre con una sonrisa.

 

Colegio vs coworking

10 Razones por las que serás más feliz trabajando en un coworking

10 Razones por las que serás más feliz trabajando en un coworking

Trabajar en un coworking tiene grandes ventajas a nivel profesional, la mejora del rendimiento laboral es palpable y las sinergias con otros coworkers es lo que anima a muchos a lanzarse a trabajar en este tipo de espacios. Muchos proyectos han surgido de coworkings (Blablacar, por ejemplo) y todo emprendedor que se precie habrá pasado en algún momento u otro por un coworking.

Pero trabajar en un coworking aporta muchas veces algo más que una mejora del trabajoaporta una mejora de calidad de vida, en lo personal y en lo social. Gente nueva, eventos originales, talleres gratuitos, un ambiente más enriquecedor… son pequeños detalles en los que los centros de coworking nos esforzamos para ser algo más que una oficina, ser una comunidad en la que nuestros miembros sean, en definitiva, más felices.

 1.- Tendrás más tiempo libre:

Lo primero que descubrirás cuando trabajes en un coworking es que tendrás más tiempo libre. ¿Por qué? Porque en un coworking tu rendimiento aumentará, te organizarás mejor, con un horario y, sobre todo, sin despistarte con la nevera, el perro o la televisión. En medio día harás lo que normalmente hacías en un día en casa y así terminarás con mucho más tiempo libre para hacer lo que quieras.

2.- Tu casa se convertirá de nuevo en un hogar:

Cuando trabajas en un coworking tu casa deja de ser tu oficina… el salón ya no es el despacho y consigues crear otro ambiente en casa. Ya no tienes la sensación de que al estar en casa tienes que trabajar porque para eso está el coworking.

3.- Conocerás gente nueva: 

Cuando alguien entra en un coworking es como el último en llegar a una fiesta, no conoce a nadie y sin embargo todos se conocen ya. Pero lo bueno de este tipo de espacios es lo fácil que es integrarse; en algún momento te presentarás y todos te conocerán y al poco tiempo ya estarás compartiendo tu comida y colaborarás en proyectos con los demás.

4.- Podrás decidir qué pasa en el coworking:

Para que un coworking funcione todos sus miembros deben colaborar y ser partícipes de lo que sucede en su interior. Desde cambiar el horario hasta nuevas iniciativas o talleres. Seréis tú y los demás coworkers los que decidiréis qué queréis que pase dentro del coworking.

5.- Tendrás una habitación más en casa:

Adiós a esa habitación llamada despacho. Ya no necesitarás quedarte allí a trabajar, ahora tendrás tu oficina fuera de casa. Podrás montar un gimnasio o un cuarto para los pequeños o dedicarte por fin a la filatelia en una habitación nueva.

6.-Estarás orgulloso al recibir a un cliente:

Cuántas reuniones habrás tenido en cafeterías o en una habitación de tu casa con un cliente… Ahora, de repente, atenderás al cliente en un espacio empresarial, diferente, puntero, en salas originales y únicas. Y ante el cliente se notará el orgullo de formar parte de algo tan grande.

7.- Comerás cosas diferentes y compartirás la tuya: 

Compartir el espacio implica muchas veces quedarte a comer con gente diferente; suele ser un momento de descanso en el que los coworkers se reúnen y cada uno saca su comida. Prepárate a probar cada día de un tupper distinto y sabores sorprendentes y por supuesto a dar del tuyo.

8.- Irás a eventos:

Los coworking organizamos siempre eventos, muchas veces tenemos precios especiales para los coworkers (si no gratuitos). Tras una jornada de trabajo alguna vez te quedarás en un concierto o en una fiesta especial.

9.- Aprenderás de temas punteros, aunque no tengan que ver con tu trabajo:

Pero además de eventos los coworking también lanzamos talleres y conferencias, siempre sobre temas punteros. Acudirás a talleres y conferencias sobre temas que no tendrán que ver con tu trabajo pero que siempre aportarán algo especial.

10.- Formarás parte de una comunidad:

En definitiva, formarás parte de una comunidad, un espacio especial, con gente especial y que gracias a ti sale adelante. Un lugar formado por gente que se apoya y que estarán ahí siempre que los necesites.

Pero no todo es felicidad cuando formas parte de la comunidad de un coworking, algo siempre se echa de menos del hogar. No es la nevera, ni el sofá…

11.- Ya no podrás trabajar en pijama:

Dile adiós al pijama de franela que te regaló tu madre, ese al que nunca se le van las manchas por mucho que lo laves… ya solo lo usarás para dormir y no volverás a usarlo como traje de oficina… pese a ello, trabajar en un coworking compensa.

X