Esepuntodos

Esepuntodos

Se inaugura en La Solana una exposición que bajo el nombre de “Punto de encuentro S.2” reúne dos disciplinas complementarias: pintura y escultura. Silvia Anel y Leandro Alonso. Y a todo ello se une también este espacio de calidez empresarial en cuyo seno, y durante los dos meses de permanencia de esas obras artísticas, se van a permitir muchas libertades bajo el epígrafe de ‘agitación cultural’.

Y es que en un mundo que debe acometer cambios profundos en todos sus cimientos, y en el que todos y cada uno aporta un trabajo constante, es necesario, más que eso, imprescindible, tener espacios para reflexionar, en soledad, y en grupo. Y eso es precisamente lo que nos propone este joven marchante de arte que es Alejandro. Alejandro Carro Temboury capitanea con plena consciencia a pesar de su juventud, este barco durante dos meses, con la confianza de que ésta no va a ser una exposición de arte para ojear sino una exposición de obras artísticas para experimentar. Los primeros invitados que asistieron el sábado 28 de noviembre han percibido de manera leve esta propuesta atrevida y ambiciosa. Pero como todo lo que es de verdad, promete crecer en cada paso.

Visitas guiadas todos los martes y jueves por la tarde de la mano de Alejandro.

Los eventos puntuales se irán anunciando de uno en uno. Estad atentos.

    

      

  

Velada de Primavera

Velada de Primavera

El viernes diez de abril celebramos la primavera de la mano de Tiago Silvano quien creó el espacio idóneo para que cupiera la magia de la noche tal como luego acaeció. Y es que Tiago, como buen anfitrión, sacudió La Solana y dispuso cada detalle en su justo lugar. Preparó el alimento ingerido con afecto en el alma, tratando cada ingrediente con una pizca de amor.

Los asistentes colgaron sus capas en el perchero al entrar, para disponerse a volar más ligeros, con las notas de la guitarra de Omid y los ritmos de la caja de Shangó. Y pasó lo que tenía que pasar. Surgió la magia embriagadora rescatada del fondo de los corazones y flotaron los talentos ocultos sumándose al baile.

Así queda este espacio de trabajo colaborativo: lleno de inspiración creadora.

Las fotos de Salvador Camarasaltas

Las fotos de Salvador Camarasaltas

De cuando tu pasión es tu trabajo o tu profesión es una apasionante forma de vivir:

Hoy en La Solana, Salvador Camarasaltas abrió la serie de conferencias de grandes fotógrafos que van a compartir mes a mes su profesión con aquelllos amantes de la fotografía y todos los que quieran acercarse a esta casa. Y no lo podía inaugurar de mejor manera:
haciendo un repaso de su carrera en esto de la fotografía de alimentación.
No solo anécdotas del estudio y de las luces, también ha desmenuzado toda una especialización del sector publicitario dedicado a la alimentación con todas sus ramificaciones posibles: revistas de recetas culinarias, sección de cocina en revistas genéricas, la fotografía para el packing, campañas de lanzamiento de productos, menús de restaurantes… y dispuesto a seguir a todo lo nuevo por llegar. Lo nuevo en el sector de la editorial, como lo nuevo en los medios de su difusión y, cómo no, lo nuevo en las herramientas.

Sí. También en las herramientas. Sus cámaras desde el Sinar de gran formato, su Hasselblad como cámara de medio formato y su Nikon de película 35mm., a la actual Nikon digital, Salvador Camarasaltas sigue mirando el bodegón del alimento que su compañera Rita coloca ante su objetivo, de manera especial, con la mirada del que pretende plasmar la magia de cada producto.

Adaptarse sumando experiencia es lo que hace que las fotos de Salvador no dejen de sorprender al espectador y cada vez sean más novedosas y más espectaculres.

Y es que hoy al verle compartir su experiencia, uno puede entender la sonrisa de felicidad permanente que acompaña a este hombre, la sonrisa del que ha conseguido hacer de su pasión su profesión.

Nos ha sabido a poco las tres horas con él así que… ¡habrá más!

Velada de poesía en concierto

Velada de poesía en concierto

 
Sirva la lectura de este extracto de lo sonado entre estas paredes de esta casa para transmitir algo de lo vivido y sentido en la velada de poesía en concierto. El poema a Nabil (al que corresponde el extracto) cerró el acto.  Teresa sentada en un altar, acompañada por los músicos Chefa, Werner y Cristián, y entre las imágenes de Ángel, forman un verdadero quinteto dirigido con la maestría del que domina su lenguaje y da rienda suelta a su sentir en una sincronía perfecta. Así navegamos durante una hora en conexión con lo soñado el medio centenar de viajeros. Y es que Teresa relata con voz sonora, su mundo interior con matices únicos pero nutrida de la misma fuente que es la que nos une a las personas. Por eso retumba en el interior de todos los que asistimos a su encuentro.
Cuando te fuiste a Darjeeling 
te imaginaba entre la brisa 
en algún lugar amable, contento 
por haber pillado un arroz picante 
y un poco de carne tostada,
aparcando tu enorme mochila
bajo tus pies. Se acostumbraron
tus deseos a lo más sencillo,
has vencido al oso del oeste
y ahora te entrenas con el tigre del este,
preparado para viajar hacia una cumbre
hasta donde tus pies te lleven,
 
y los míos me llevaron contigo hasta Kolkata
y sus laberintos, hasta las asfixiantes escaleras
ahumadas, y también a las terrazas de Jorasanko,
y a los círculos de niños de Tagore
 
pero nada tan asombroso como aquellos
peregrinos del norte, que van junto a ti
esperando con paciencia
el encuentro
de las almas abiertas 
para que en el mundo deje de llover
de continuo, tanta tristeza

Poesia en la Solana barco

La transformación del espacio de la Solana es espectacular. Un grupo de personas, en esta ocasión con José María Herináez al frente, se ponen manos a la obra para crear un espacio cálido y recibir a los amigos que viajan bajo la lluvia, los vagones de metro, y las caminatas largas, con el deseo de compartir este encuentro intangible que crea lazos de unión.

 Poesia en la Solana pre3Poesia en la Solana pre2Poesia en la Solana pre1

Una vez más gracias a todos y a cada uno por hacer posible estas veladas artísticas de la Solana.

   Poesia en la Solana amigos2 

Una sesión de book en la Solana

Una sesión de book en la Solana

La fotógrafa Pilar junto a los fotógrafos Fabián y Miguel pasaron la tarde disparando sus cámaras para hacer el book de Marta en el estudio fotográfico de la Solana.

El estudio que ha equipado con esmero el fotógrafo Carlo Giannattasio reformando lo que era un garaje en un estudio fotográfico completo y profesional, puede acoger cualquier sesión fotográfica, desde un pequeño bodegón, un book completo para un actor, hasta una sesión de coches, ya que su ubicación en el exterior de la Solana con puerta de garaje da acceso a todo tipo de atrezzo.

El plato tiene más de 55 m2 con un tiro de 9 metros, y cuenta con un equipamiento base de flashes, jirafas, trípodes, diferentes tipos de fondos y pantógrafos.

El estudio se alquila por sesión completa (8 horas) o media sesión (4 horas) y existen bonos y descuentos por alquileres más largos o sesiones de varios días.

Su acceso directo al parking y una amplia entrada facilita la descarga de material voluminoso necesario para la realización de la sesión fotográfica.

Los fotógrafos de la sierra norte de Madrid pueden de esta manera sentirse acogidos en el coworking la Solana para desarrollar su profesión con un buen precio, todas las comodidades, sin la necesidad de bajar a la ciudad, y contribuir a otras maneras de ejercer su profesión.

 

         

Velada de música y utopía

Velada de música y utopía

Ya la sexta velada artística de la Solana con el duo Ensemble Luz. Todo un camino de preparaciones para acoger a nuestro amigos que en la intimidad comparten la belleza.

Iris Azquinezer y Gala Pérez Iniesta llevan ensayando y preparando su concierto desde hace tiempo. Repiten una y otra vez cada frase que luego nos quieren regalar para compartir su escucha. No quieren balbucear. No buscan la piel. Ellas quieren el alma.

Y por eso todos nosotros también intentamos acompañarles en ese viaje que dura un par de horas.  Y vamos limando los detalles para intentar mejorar el entorno. Mis compañeros de cabina, Carlos y Carlo, que se desviven para que la casa esté acogedora. Entre los tres repasamos una y otra vez  los más pequeños detalles. Y van llegando los ‘amigos de la Solana’. ¡Cómo cuesta quitarse el abrigo, desprenderse del ruido!

Escuchamos hablar a Iris. Escuchamos a Gala. Cuentan detalles de la música que van a interpretar que nos entregamos a la escucha de manera natural, despojados ya de los últimas ataduras del intelecto.

Una vez terminado el concierto, una nueva fórmula de cenar juntos de la mano de Raquel y David. De Cristina y del novio de Raquel y de la madre de David. Unos nuevos compañeros de camino que traen aire fresco a la Solana, aire de juventud, de ecología, de sostenibilidad, de cooperativismo,…  de amor como prefiere decir Raquel. Un puesto de comidas elaboradas con los productos que ellos cultivan en la huerta ‘El Canto del Huerto’ en el pueblo vecino de Galapagar. Todo sano, sin las prisas de la inmediatez, alimento elaborado y presentado con tanto amor que lo eleva a la categoría de arte. Y es que de eso hablamos. Cualquier acto pequeño y cotidiano vivido en su dimensión integral (lo visible y lo invisible, lo tangible y lo intangible, lo material y lo espiritual,…) se convierte en un hecho trascendental, y para los creyentes de la divinidad, en un hecho de misticismo.

Gracias Iris y  Gala por vuestras música y por vuestra utopía compartida por todos los que asistieron a esta velada en  la Solana, el espacio de trabajo cooperativo en Torrelodones.

X